Fin de semana en Tarragona: historia con sabor mediterráneo

13 septembre 20192 min de lectura
Catedral de Tarragona

Tarragona recibió en el siglo XX la bendición de la Unesco, y no es para menos. Su rico patrimonio nos transporta a la era de los emperadores romanos y su costa nos regala el sabor, el color y el aroma del Mediterráneo.

Viernes - Tarragona romana

Acueducto de Tarragona

Ya va siendo hora de conocer una de las urbes más importantes del Imperio romano. Sumérgete en la historia bimilenaria de Tarraco, que se abre a la Tarragona romana a cada paso.

Hace más de 2000 años, los romanos ya se instalaron en la capital de Costa Dorada aprovechando su magnífico emplazamiento, su clima benigno durante todo el año y su maravillosa y extensa costa. Muy cercana de la playa construyeron el anfiteatro de Tarraco. Tenía que ser una gozada asistir a los espectáculos prácticamente a pie de playa ¡y con vistas al mar!

Luego están las murallas y multitud de estructuras defensivas, además del circo tarraconense, con un estado de conservación excepcional. Aunque no supera al del puente del Diablo, un acueducto descomunal alejado del bullicio urbano.

Sábado - Tarragona mediterránea

Playa de Tarragona

El entorno natural del acueducto es perfecto para aprovechar la tarde del viernes en un ambiente tranquilo. Y el sábado por la mañana, a relajarse paseando por el balcón del Mediterráneo, mirador de miradores con una panorámica insuperable.

A un lado, la ciudad; al otro, el mar. ¿Pero te vas a conformar con verlo? Baja, date un chapuzón en la playa de l'Arrabassada, tapea en los chiringuitos, toma el sol... ¡Siente la Tarragona mediterránea!

Domingo - Tarragona gastronómica

El domingo es un buen día para ver la catedral y comprar vino de misa en la tienda más antigua de Cataluña. También lo es para pasear por la Rambla Nova en busca de los mejores restaurantes tarraconenses para degustar la cocina autóctona con un sabor especial y un toque de personalidad genuina.

Aunque, para pescado, el que se come en el barrio de pescadores de El Serrallo. El plato más típico de Tarragona es la cazuela de romesco. También podéis degustar la famosa paella marinera, el arroz negro, el pescado a la plancha o frito, el arrossejat, los fideus rossejats (arroz y fideos dorados, respectivamente) y otras muchas recetas creativas y de vanguardia. Y, si quieres la experiencia gastronómica completa, que no falte un vino con D. O. Tarragona.

¿Ponemos rumbo a Tarragona?

Otras ofertas propuestas por este hotel
Otras ofertas propuestas por este hotel
Otras ofertas propuestas por este hotel
Otras ofertas propuestas por este hotel

Leer más artículos