Pasa de operación bikini y cómete hasta las islas

La gastronomía insular se hace de apreciar
10 juin 2019
Disfruta de la comida

Con el buen tiempo lo que pega es escaparse a una isla. Siempre hay una playa cerca para tomar el sol y no faltan platos originales en los restaurantes. Es lo que tiene la gastronomía insular, que conserva su esencia más tradicional y está hecha a prueba de sibaritas. La cuestión es qué te apetece: ¿el toque exótico de la comida macaronésica o el arte culinario de la cultura mediterránea?

Gastronomía mediterránea: un tapeo ‘clásico’

Rubiol de mermelada, Mallorca

La cocina mediterránea es sinónimo de comida saludable y ligera, perfecta para el verano. Solo hay que hincarle el diente a una tapita de tombet mallorquín para comprobarlo, con sus hortalizas ecológicas acompañadas de un sofrito. Si le añades un poco de pescado, tienes el plato ideal para un almuerzo veraniego a pie de playa. Y de postre un rubiol relleno de mermelada.

Fleur du maquis

Si Mallorca no satisface tus ganas de comerte el verano, ¿qué tal una visita a Córcega? Como buena isla francesa, el queso no falta en ningún restaurante. Blandos, duros, de oveja, de cabra, suaves, intensos… Hay variedad para elegir, aunque algunos son imprescindibles: el fleur du maquis, por el sabor que le da el romero; el venante, por su toque picante; o el fium’orbo, por sus trocitos de naranja.

Culurgioni, Cerdeña

Si eres más de gastronomía italiana, lo mejor es que te escapes a la vecina isla de Cerdeña. No echarás de menos la pasta, gracias a platos a base de culurgioni. Parecen raviolis bañados en salsa, y los sirven de multitud de formas, aunque todas toman como relleno una mezcla de requesón y verduras. ¿Y qué pasa con el postre? No olvides que estás en Italia, ¡así que pide helado!

Cannolo, Sicilia

En Sicilia también puedes probar helados sabrosos; pero, si hablamos de postres, un cannolo tiene que caer en el plato sí o sí. Elige el relleno (chocolate, pistacho, requesón...) y olvídate del mundo. Y, si te queda sitio para un último pecado gastronómico, pide una cassatina. Son pequeños, pero la fruta confitada, el requesón y el mazapán les confieren un sabor descomunal.

Ensalada mediterránea

La ruta de platos insulares por el Mediterráneo podría acabar aquí; pero, en pleno corazón del Mare Nostrum, la gastronomía de Malta tiene una herencia milenaria digna de admirar, y de saborear. ¿Hay algo más mediterráneo que una ensalada? En Malta creen que no, y será por eso por lo que hay tantas versiones de la ensalada ‘a la maltesa’: con alcaparras, con naranja, con tomates secos, con queso, con berenjena…

Gastronomía macaronésica: almuerzos ‘exóticos’

Sancocho tinerfeño

Cuidarse está bien, pero la cocina mediterránea no tiene ese aroma exótico de las islas macaronésicas. Deja que tu paladar viva aventuras gastronómicas en las Canarias. Puedes empezar con un sancocho tinerfeño. Se prepara como en el resto del archipiélago, con mojo, gofio, patatas, batatas y pescado; pero tienen el detalle de servirlo en una cazuela.

Pan de patatas

Dentro de la gastronomía canaria también suele llamar la atención la carne de cabra, que se cocina con mucho arte y está deliciosa. Pero nada se acerca a los platos que se elaboran en Madeira. ¿Lapas con mantequilla?, ¿pan de patatas?, ¿pudin de papaya y maracuyá? Si todo esto te suena tan extraño como apetecible, no tienes más remedio que irte de minivacaciones a Funchal.

Leer más artículos