Marisco, carnaza y postres al abrigo del verdor norteño

Hay a quienes se les conquista por el estómago
3 juin 20192 min de lectura
Sobaos de Cantabria

En el norte se come bien, eso es indiscutible. De Galicia a Euskadi, pasando por Asturias y Cantabria, hay multitud de rutas gastronómicas dignas de una guía Michelín. No faltan platos típicos de la costa, ni especialidades de interior; una variedad que se enriquece con los parajes naturales donde se elaboran manjares como el queso de Cabrales y la empanada gallega.

Ruta costera: comiendo pescado por el norte

Merluza a la gallega

Hablando de Galicia y su tradición culinaria, las empanadas son solo la punta de la pirámide alimenticia. Vale que las hay de todo tipo (rellenas de atún, de pulpo, de champiñones, de pollo...), pero no pueden competir con las mariscadas pontevedresas y el pescado fresco emplatado. La merluza a la gallega es una delicia, y en Sanxenxo la cocinan con mucho arte.

Pixín con limón

¿Y qué decir de los pescados de Asturias? En Llanes preparan un rape que quita el sentido. En el norte lo llaman pixín, y representa el culmen de la cocina asturiana. Preparado con legumbres y carabineros, está exquisito; pero la receta estrella del principado es el rape rebozado. Se trata de un plato sencillo que solo necesita de un chorreón de limón para alegrarte el día.

Sorropotún

Algo más compleja es la elaboración del sorropotún. En Comillas y otros destinos costeros de la zona, podrás descubrir el secreto de este antiquísimo guiso marinero. ¿Será la textura del bonito del norte o el sabor del caldo? Una vez te pones a comer, cuesta responder; sobre todo si tu paladar ha sido hipnotizado por la intensidad de unas anchoas santoñesas.

Marmitako de bonito

Está claro que pescado vas a comer en tu escapada norteña, pero pocos como los que se cocinan en la costa vizcaína. ¿No te lo crees? Si vienes de probar los platos cántabros, es comprensible; pero un buen ‘marmitako de bonito’ y una tapa de bacalao al pil pil bastarán para convertirte en un believer de la cocina vasca. Marídalo todo con una botella de txakolí y el placer será absoluto.

Ruta de interior: platos recios y dulces exquisitos

Carne a la brasa

El norte es tierra de pescado, pero también de chuletones. En Euskadi hay asadores para todos los gustos y bolsillos, y todos ofrecen carne a la brasa de una calidad excelente. ¿Necesitas apaciguar tu lado más carnívoro? Una escapada a Vitoria y sus alrededores es lo que necesitas. Y si te quedas con hambre, tienes pinchos de tortilla con todo tipo de condimentos.

Casadiellas

¿Hasta arriba de pescado y chuletones? Parece que va siendo hora de ir encargando el postre… ¡Menudos dulces tienen en el norte! En el interior de Asturias hacen unas empanadillas riquísimas, las casadiellas. Se merecen un hueco en tu estómago, con ese relleno tan delicioso a base de frutos secos, anís y azúcar. Añádelas a la lista, que allí arriba tienes dulces para parar un tren.

Sobaos de Cantabria

En Cantabria puedes endulzarte con las quesadas pasiegas, la leche frita o los sobaos. En Galicia, después de una mariscada memorable, no puede faltar un trozo de tarta de Santiago. ¿Y en Euskadi? También hay postres para llorar de emoción, como el goxua. A simple vista parece un dulce normal y corriente, pero te deja fuera de juego con su triple capa de crema pastelera, nata y bizcocho.

Déjate conquistar tú también

Otras ofertas propuestas por este hotel

Leer más artículos